domingo, 6 de febrero de 2011

Lo que sea

''A veces te mataría, otras en cambio te quiero comer''...Le veo e, inevitablemente, siento algo. No sé, igual,después de todo, es amor. Es como una ráfaga de cariño. Viene de golpe. Siempre le acompaña. ¿Amistad? No, es más que eso. Le miro a los ojos. Miro su sonrisa y noto cómo aparece la mía. Sólo esa persona consigue hacer que mi caparazón desaparezca. Aunque a veces me parezca estúpido y otras no le entienda. Qué importa. Mientras note su presencia, me siento cómoda. Me siento feliz, eso es lo que importa. Al final va a ser verdad que donde hubo fuego, cenizas quedan. Ojalá no se consuman nunca.
Disfrutad de un domingo soledado.


2 comentarios:

olaya dijo...

oooh, que texto tan precioso amor, ya me dirás por quién va, aunque creo que me hago una idea, tequiero :)
(y si, el sabado no estuvo mal, pero sigo prefiriendo aquel que tu ya sabes)

Loca por tu Ropa dijo...

Muy bonito lo que has escrito...
Besos,
Sandra.