lunes, 2 de mayo de 2011

Nunca

Lo sabía. Esque LO SABÍA. Tenía absoluta certeza de que le pasaba algo conmigo. Despues de tanto cariño, tocaba una semana de distanciamiento. Las ilusiones no están rotas, se han esfumado con la última brisa de Abril. Han desaparecido y ya no queda nada de ellas. Es triste, pero cierto. Las palabras se las lleva el viento y, por lo visto, el amor tambien. Debe de ser que viene y va. Tu persona, una vez idealizada por mí, como la dama por Petrarca, ya no tiene ningún tipo de connotación especial. Y, no sé si volveré a escribir sobre tus labios o sobre tu mirada, porque ya no los veo tan perfectos. La magia se ha ido. Y mi sonrisa reflejada en tus ojos con ella...

1 comentario:

Olaya dijo...

Si tus ilusiones se rompen, estaré yo ahí para coserlas. Pero se me da mal coser, por lo que siempre puedo pegarlas a base de largas charlas, ya lo sabes.